¡Feliz 2017 Masticadores!

Estrenamos año con una entrada sobre nuestra última escapada del 2016 a Cercedilla. Al ser diciembre un mes conocido por todos como frío e invernal, pensamos que ver la montaña nevada desde una habitación calentita y algún plato de cuchara entre las manos era un planazo.

Sin embargo, cuál fue nuestra sorpresa (y la de todos los pasajeros del tren que iban cargados con abrigos acolchados, gorros, bufandas y demás térmicos) al ver que se podía estar en manga corta.

No podemos entender cómo mucha gente puede pasar estos detalles por alto y llamarlo “buen tiempo”. Es de todo menos buen tiempo que en pleno diciembre se pueda ir por la montaña en manga corta cuando desde siempre en Madrid los veranos han sido muy calurosos y los inviernos muy fríos.

Nos indigesta solo el pensar en cómo estamos afectando al planeta. Por eso, vamos a proceder a contaros qué sitios escogimos para comer y cuáles son nuestras recomendaciones si vais a Cercedilla.

Como teníamos ya en mente la idea de tomar algo caliente, nada más aterrizar en el restaurante del Hostal La Maya pedimos un plato de fabada, un pincho de tortilla y una ensalada de ventresca, pimientos y anchoas.

Ensalada de ventresca, pimientos y anchoas

Fabada

La fabada no es como la de mi abuela. Sin embargo, teniendo en cuenta que no todos podéis disfrutar de ella, esta versión está bien. El pincho de tortilla, eso sí, lo destacamos con profusas alabanzas por su tamaño y su sabor.

Pequeño inciso aquí para aclarar que somos muy exigentes con la tortilla de patatas porque nos encanta, y en la gran mayoría de sitios, la encontramos muy seca.

Estos tres platos sumaron un total de 17,50, más el pan obligatorio de 0,60 y un tinto de verano a 2,20.

Tortilla de patata

Al día siguiente planeamos un día de excursión por la montaña, por lo que después de un desayuno en el bar 3 Jaras pedimos dos bocadillos para llevar.

En este bar tienen combos de desayuno y precios muy buenos. Además, tienen leche de soja y aunque no lo recordemos del todo, creemos que sin suplemento. Ahora bien, las personas detrás del mostrador son como Lady Gaga en lo que a poker face se refiere. No nos quedó muy claro si les caímos bien o mal. Pero muy correctos, conste.

Desayuno en la sierra

Los bocadillos estaban entre los 2,50€ y los 4,20€, así que perfectos para un día de montaña. Y tenían aspecto de bocadillo, por eso hemos sustituido esa foto por esta de este gato que nos encontramos durante la caminata. Mirad qué majo:

gato pardo

Estuvimos unas 5 horas disfrutando de la caminata, haciendo fotos, comiendo y viendo las enormes casas de la zona. También probamos los Takis nuevos, que no recomendamos en absoluto. El sabor a pepinillo está tan conseguido que resulta tan fascinante como aterrador. Eso sí, las otras dos variedades son la perdición de Ana. Pero Davo insiste en subrayar que la comida basura es… basura.

 

Contadnos cómo han ido vuestros últimos días del 2016 y la entrada en el 2017!

MM :heart: