Momento de confesarnos: nos hizo ilusión encontrar este sitio. Y no es que fuese difícil de encontrar, porque está justo detrás de la Plaza de los Cubos.
Esta cafetería concuerda con la zona en la que está situada, donde hay tres cines en versión original y donde proyectan películas independientes que no llegan a las salas más comerciales. Todas las tostas y sándwiches que ofrecen llevan nombres de actores, y la cafetería es, a su vez, una librería especializada en, cómo no, cine.

Ahora bien, dejando a un lado todo lo que nos entra por los ojos, el sitio no es barato. La “limonada” y el “zumo de naranja con zanahoria” entran en el precio normalmente establecido y aceptado (¿por quién?), pero las tostas, al menos la llamada “Billy Wilder” tiene un tamaño cuestionable. Sabemos que la mozzarella no es barata pero hay sitios y sitios, y en este caso, aunque no se trate de finísimas rodajas de tomate arropadas por finísimas láminas de mozarella, no llegas a sentirte satisfecho.

Carta1 Limonada (2) Billy Wilder Naranjada

Vale la pena pasarse por aquí para ver el sitio, sonreir con la carta, y quizás pedir algo de beber, pero en cuanto a la comida, es mucho mejor reservarse para el sitio adecuado. Porque lo merecemos.

PD: la otra opción es pedir algo diferente y dejarnos un comentario haciéndonos saber si deberíamos dar una segunda oportunidad.


Ubicación: 10/10
Servicio: 6/10
Rapidez: 6/10
Calidad/Precio: 5/10
Cantidad: 6/10
Estrellas: 6/10