Digamos que os encontráis en mitad de Gijón, justo enfrente del la estación de autobuses ALSA. Digamos que tenéis hambre. Pues no hay ningún problema.

El restaurante AROSA está justo al lado de la estación de autobuses, y aparte del clásico menú del día también ofrecen unas “cazuelitas anti-crisis” (y en su defecto “anti-operación bikini”) y la opción de crear nuestro propio plato combinado.

Una de las razones por las que recomendamos este restaurante es porque hacía mucho que no íbamos a un sitio donde sirviesen aperitivo. ¿Y a quién no le gusta el aperitivo? No, en serio, ¿A QUIÉN?

Para empezar, una degustación de ensalada de arroz y para continuar un trozo razonable de empanada. Después de la emoción al recibir comida gratis y de recuperar la compostura, decidimos pedir una de las cazuelitas y uno de los platos combinados. En dos palabras: satisfechos.

Las raciones son perfectas para que no te quedes con hambre, y lo mejor de todo es que no hay efecto Pinocho: la comida es de verdad.

En definitiva, te gastarás unos 7-10€ y unos extra 5-6€ en un enorme bocadillo recién hecho si resulta que estás a punto de coger un bus y no quieres pasar hambre durante el trayecto.

Huevos fritosEnsaladilla


Ubicación: 10/10
Servicio: 10/10
Rapidez: 10/10
Precio: 10/10
Calidad: 10/10
Cantidad: 8/10
Estrellas: 9/10