Vamos a empezar esta nueva entrada con algo que todo el mundo sabe que es muy importante en el día a día: el té. Sí, el té es algo básico que te ofrece una sensación única cuando es invierno, está lloviendo y te encuentras sentado de forma muy casual frente a una ventana con un libro entre las manos. Todos conocemos esa escena. Y además, todos sabemos que beber té con alguien, al igual que lavarse los dientes en compañía, une.

Bueno, pues después de todo esto, a Davo no le gusta el té. Ni el café. Así que entenderéis mi completo desasosiego.

Por eso, cuándo creíamos que ya no había solución, que todo había sido intentado y que no nos quedaba nada salvo aceptar la horrible verdad, llegó Sana Locura Gluten Free Bakery para darnos esperanza.

Nada más llegar comprobamos que se trataba de un espacio acogedor con una gran variedad de productos que estamos acostumbrados a ver de forma constante en demás cafeterías, solo que, claro, en su versión gluteniana.

Bandas de fruta Sana Locura Gluten Free Bakery

Pedimos un café de Colombia con leche de soja (el de las fotos está hecho con leche de vaca por la emulsión) y un té de chocolate (que sería el que más tarde sorprendería las papilas gustativas de Davo) para empezar. En Sana Locura ponen mucho empeño en ser, además de una panaderia/cafetería gluten-free, un buen referente para alguien o muy cafetero o muy… ¿tetero? Aunque no tetero de biberón, ya nos entendéis. Entendednos por favor.

A la fiesta de la bebida se sumaron unas palmeritas con y sin chocolate, unos croissants, unos agujeros de donuts y una tartaleta de limón.

Café sana locura gluten free bakery Palmeras Sana Locura Gluten Free Bakery

Sin duda alguna, las Beyoncé de la merienda fueron las palmeritas de chocolate. Si alguna vez las habéis probado en su versión estándar, sabréis que el chocolate forma una cobertura sólida. Sin embargo, la capa que forma el chocolate en estas palmeras no se termina de solidificar, lo que hace que el sabor sea mucho más prominente.

En cuanto a todo lo demás, digamos que los platos quedaron limpios. Ni Davo ni yo somos celíacos y desayunar o merendar aquí no supondría ningún problema para nosotros. El hojaldre sin gluten está muy bien conseguido, y los panes como la hogaza o la chapata tienen muy buena acogida, como demostraron los clientes que entraron a la misma vez que nosotros y que arrasaron con lo que quedaba en el mostrador. Los agujeros de donut hasta saben a donut.

Agujeros de Donuts Sana Locura Gluten Free Bakery Tiramisú Sana Locura Gluten Free Bakery

En definitiva, en cuanto a variedad y calidad, Sana Locura consigue superar con creces todas las expectativas -sobre todo las de los celíacos- que vuelven a tener la oportunidad de probar algo a simple vista tan mundano como un trozo de empanada.

Y ahora viene el momento precio *pausa dramática*

Nos complace comunicaros que no es especialmente caro y que los precios se podrían comparar con los de otras cafeterías del centro. Esto, teniendo en cuenta que todos los productos los hacen ahí y el especial cuidado en los detalles y la calidad, hace que para nosotros sea una cafetería a la que seguro volveremos.

Además, escuchar a Fermín, propietario de Sana Locura, hablar sobre el proyecto y comprobar la especial atención que pone en tener el mejor café, té y resto de productos, nos hace pensar que nos encontramos ante los ingredientes más mimados de la historia. Eso es, los hijos únicos tendrán que ponerse las pilas si quieren recuperar su puesto.

Empanada Sana Locura Gluten Free Bakery

En cualquier caso, yo desde aquí le agradezco haberle mostrado a Davo que el mundo del té puede ser un mundo ideal. Iremos actualizando el post conforme vayamos probando los productos salados, así que seguid atentos.

Os dejamos más fotos en este enlace, y si les hacéis una visita, ¡dejadnos vuestra opinión en la caja de comentarios!


Ubicación: 10/10
Servicio: 10/10
Rapidez: 10/10

Calidad/Precio: 8/10
Cantidad: 7/10

Estrellas: 9.2/10