Los helados son un clásico del verano y nosotros somos muy admiradores de los clásicos. Así que citando a Marlon Brando, vamos a haceros una oferta que no podréis rechazar

Hoy os hablamos de Zúccaru, heladería siciliana recién aterrizada en Madrid que alberga muchos detalles a destacar.

Heladería Zúccaru

En primer lugar, todo esto es el resultado de apostar por una aventura tan arriesgada como emocionante. Juan, español y Rossana, siciliana, decidieron dejar Berlín para empezar de cero en el business de los helados.

Y no solo eso, sino que además esta simpática pareja ha decidido actuar con conciencia. La gran mayoría de sus envases son biodegradables, están hechos de material 100% reciclado o provienen de bosques de tala responsable.

Helado Zúccaru

Queremos subrayar esto lo primero porque al final del día, son los detalles los que marcan la diferencia. Además, todos sabemos que si hablamos primero de los helados que ofrecen, las babas os van a empapar el portátil y vais a dejar la entrada a medio leer.

Hablemos antes de los ingredientes. Todos son naturales. De hecho, la fruta es fruta y no contiene colorantes, conservantes ni aromas. Y en cuanto a la leche que utilizan, es BIO. Sin embargo, muchos de sus helados están hechos con agua, por lo que son aptos para veganos e intolerantes a la lactosa. Y si tenéis problemas con el gluten, tenéis opciones hasta con los cucuruchos.

Helados zúccaru

Ahora sí, qué os podemos contar sobre los sabores: desde los clásicos (vainilla y chocolate), pasando por los de fruta (coco, maracuyá, mango, fresa), los cremosos (tarta de queso, oreo, café) y terminando por extrañas mezclas para los más atrevidos. Dentro de esta última categoría encontraríamos el sabor de la casa, zúccaru, con apio, albahaca y manzana verde.

Antes de que pongáis caras raras os adelantamos que todos (sí, incluyendo el que lleva apio) están buenísimos. Nosotros los probamos todos pero si tenemos que elegir, nos quedamos con el de coco, menta y chocolate, zúccaru y… el de chocolate solo. Lo sentimos pero aunque sea el típico, está realmente bueno. Nos declaramos culpables.

Además, en Zúccaru no solo encontramos cucurucho y tarrina, sino que nos damos de frente con un brioche siciliano con nata montada (la montan ellos) que hará que la merienda os cunda hasta el desayuno. Por no hablar de las famosas fotos-Instagram.

Y no nos olvidamos de los cannolos, que aunque ya no podíamos más, acabamos probando y es otro de sus productos estrella.

Briosche gelato Zúccaru

En cuanto a los precios, no es la heladería más barata pero tampoco la más cara, sobre todo teniendo en cuenta lo que estamos (o no estamos) ingiriendo y lo que conlleva apostar por el mantenimiento del planeta.

En definitiva, nosotros volveremos para probar el helado de pistacho, que es uno de los más populares ¡y de los que antes se acaban! Y sobre todo, volveremos porque es genial ver a gente ilusionada con su proyecto. En el momento en el que traspaséis las puertas de Zúccaru, entenderéis lo que queremos decir.

 

Podéis ver todas la fotos aquí


Ubicación: 10/10
Servicio: 10/10
Rapidez: 10/10
Calidad/Precio: 9/10
Cantidad: 9/10
Estrellas: 9.6/10