Para ser sinceros, podríamos resumirlo todo con una palabra: cebollas.

Pero como tenemos que rellenar un post entero, vamos a hacer como en los exámenes del colegio e irnos por las ramas hasta que tengamos una entrada consistente.

En principio este voluntariado nos cubre la comida. Supongo que en estos casos, cuando miras lo que está incluido o no, lo que sabes es que no tienes que gastar dinero en comidas, pero no queda claro de qué forma.

Tostada_mermelada_y_muesli

En nuestro caso, vamos a la compra con Damian cada x días y elegimos las cosas que llevarnos. Esto es bueno y malo. Por un lado, no te sientes como el Príncipe Alí mandando al genio a la compra y eso hace que sepa menos a mandato.

Por otro lado, siempre vamos con cierta sensación rara porque no sabemos si nos estamos pasando o no. Que te paguen la compra hace que te frenes más a la hora de hacerla, y eso desemboca en que cada tres días (como mucho) empiezas a pensar que te estás quedando sin nada.

Además, por las noches normalmente cenamos todos juntos y las comidas las solemos preparar los voluntarios, así que cuantas más personas comen, más rápido se gasta todo.

En definitiva, lo que más estamos comiendo son productos del huerto, que podemos coger sin ningún problema (cebollas sobre todo, pero también patatas, acelga roja, judías verdes, guisantes, calabacines…) y productos básicos del súper (pasta, arroz y pan).

Comida_huerto Calabacín_gigante

También hay un congelador con carne y algo de pescado, pero cogemos muy de vez en cuando porque solemos hacer comidas conjuntas con la pareja vegana que nos acompaña.

Como podéis ver la variedad no es muy amplia, pero también es cierto que todo el mundo aquí parece basar su dieta en eso siempre, incluidos los voluntarios.

De todas maneras, sabéis como somos, así que no os parecerá raro saber que ya hemos ido a los tres supermercados que hay en el pueblo «grande» (Jablunkov) más cercano. Solo hemos comprado snacks eso sí, porque en la casa se comparte todo y tampoco queremos alterar el orden natural de las cosas.

Por el momento, mencionar que tenemos pensado hacer unos pancakes de remolacha y que posiblemente grabemos el proceso con la receta incluida…si nos sale bien. Si nos sale mal no volveremos a sacar el tema.

En general y basándonos en lo que hemos visto, aquí la gente come mucha carne y mucha (mucha) cerveza. De hecho los botellines son el doble de grandes que en España y tienen diseños muy llamativos. En el pueblo hay dos cafeterías (una de ellas no la hemos visto abierta) donde venden helados -muy populares- y tartas, galletas y café. Aún así, está claro que lo típico aquí son los bares.

Y ahora es cuando os decimos que Damian hace su propia sidra y *momento de máxima atención* está espectacular. Dicho desde el punto de vista de dos masticadores a los que les gusta más el zumo de manzana que otra cosa.  Lo sentimos Asturias.

Nos vemos!

Tarros_conservas_vegetales

MM :heart: